domingo, junio 27, 2010

Domingo y derrotas

Muchos domingos son en sí, pequeñas derrotas. Semanas que se mueren en las manos y que nos cuestionan por el “hubiera” que existe, aunque se dé por costumbre negarlo.
A la habitual derrota dominical que se apila como platos sucios y que alarga la lista de pendientes, hoy se suman dos derrotas:
1. La selección nacional de futbol predeciblemente pierde ante Argentina. No me duele más allá del rito catártico que hice para restarle al día su habitual abulia, pero sí incomoda porque una vez que te sumas a la masa futbolera, esperas ser resarcido.
2. La situación en Tlaxcala. A pocos días de las futuras elecciones la candidata acomodada en la izquierda (porque de izquierda nunca ha sido), declina por el partido de derecha. Y ya no es la derecha en sí lo que duele, sino el cinismo lo que mata. Entregar el Estado a los corruptos más grandes que ha parido madre, es un desastre. Me lavaría las manos como Pilatos si no tuviera un cachito de corazón ahí sembrado.

Así y todo, mañana es lunes. El futbol, como sea es accesorio y para mí el fracaso concluye en cuanto me vaya a la cama. Sin embargo lo otro es más peligroso y no tengo quórum a mano que comparta este fiasco porque Tlaxcala es un puntito de arena perdido en el mundo global. Aquí sí aplica la palabra “dignidad” que tanto han usado para querer hacernos cómplices de once millonarios corriendo tras un balón.

Repito: así y todo, mañana es lunes.

1 comentario:

Joaquin A. Zúñiga Ceballos dijo...

De domingo a lunes se teje toda esa farsa y simulación permanente que hemos de llamar principio de realidad, donde no sabemos, a ciencia cierta, si somos elementos de una realidad "real" o de una realidad soñada por algún drogado dormitante. De todas maneras, como tú bien lo dices, mañana es lunes otrea vez.
Desde aquí, en un domingo más.